¿Qué caprichos puedo darle a mi periquito?

caprichos periquito

Un periquito es, posiblemente, uno de los mejores animales de compañía que puede haber. Alegres, coloridos, simpáticos, agradables y su cuidado no conlleva demasiado sacrificio. Los que tienen uno aseguran que, aunque parezca complicado, hacen muchísima compañía. Es difícil encontrar al propietario de un periquito que se arrepienta de haberlo adquirido. Tener un periquito como mascota suele ser un acierto.

Como hemos dicho, los cuidados de los periquitos son muy básicos y, en general, tendrán que ver con su hogar: la jaula. Es importante que esta sea lo suficientemente grande como para que el pájaro tenga cierta libertad de movimientos (toda la que se puede tener dentro de una jaula). En ella es imprescindible que haya perchas, aunque no debemos llenarla de accesorios, ya que limitarían el espacio de movimiento del periquito.

Obviamente debe tener comederos y bebederos. Los segundos habrá que limpiarlos todos los días en verano (evitando que aparezca ese verdín típico del agua estancada) y en el periodo invernal se deberá hacer periódicamente. No es necesario limpiar diariamente los comederos, aunque sí habrá que retirar las cascaras sobrantes de la comida.

Alimentación de los periquitos

Entramos ahora en el tema de la alimentación habitual de los periquitos, que nos servirá para llegar al quid de la cuestión, los caprichos que, de vez en cuando y si se portan bien, podemos darle al periquito.

Lo más habitual es darle mixtura de semillas. Los productos ya preparados de las tiendas de animales son perfectos. Frutas y verduras como espinacas, lechugas o manzanas también son muy buenas, aunque no todos los días. Contienen un buen número de vitaminas necesarias para completar una dieta sana y rica.

Esa sería la alimentación normal, pero… ¿qué caprichos podemos darle al periquito en forma de comida? Barritas de miel y cereales. Para ellos es una golosina. Su favorita. Pero, como tal, hay que tener cuidado y dársela solo una vez al mes si no queremos que nuestro periquito comience a engordar. Durante los meses fríos de invierno podemos hacer un pequeño exceso y doblarles la ración para que cojan la fuerza necesaria y aguanten las bajas temperaturas.

Otra comida que les encanta es el pan remojado o el arroz cocido. De vez en cuando también hay que darle este tipo de alimentos. Seguro que lo agradecen.

Cuidar a un periquito es sencillo. Alimentarle, también. Si nosotros nos portamos bien, el responderá y, seguro, se ganara algún premio.

Written By
More from Margot
El pez rojo: algunas enfermedades
Pueden aparecer puntos blancos, parásitos o sanguijuelas.
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *