La higiene del hámster

Es fundamental mantener la jaula limpia.

El hámster es un animal bastante limpio que no huele mal y se lava el pelo continuamente con sus patas y el hocico, aunque deberemos añadir cuidados extra para mantenerlo en perfectas condiciones.

Deberemos limpiar su jaula una vez por semana y los comederos y bebederos a diario, así como los barrotes de la jaula para que no sean una fuente de microbios. La zona donde suela hacer sus necesidades también la limpiaremos cada día. La jaula la limpiaremos con jabones suaves y aclararemos muy bien para no dejar restos de jabón que pueda ingerir.

La habitación donde pongamos la jaula deberá estar bien ventilada y gozar de una correcta temperatura ambiente, sin que pueda estar expuesta a corrientes de aire ni cambios bruscos de temperatura.

Respecto al baño, los hámster son propenso a enfriarse por lo que no se recomienda hacerlo frecuentemente, además de son aseados y mantienen limpio su pelaje (sí que deberemos cepillarlo con un peine adecuado para ello). Si se ensucia mucho y tenemos que  bañarlo, lo mejor es hacerlo con agua tibia, sin jabón y evitando mojar su cabeza. Al finalizar lo envolveremos un una toalla y frotaremos con suavidad para secarlo. Después, colocaremos la jaula en un lugar seco y con calor para que se termine de secar él solo, si lo dejamos húmero puede ser peligroso para su salud. Podemos hacer uso de un secador, pero desde una distancia que no le queme ni le moleste.

Otro aspecto que deberemos tener en cuenta es el estado de sus uñas. Para cortarlas deberemos tener cuidado para no hacerle daño. Cortaremos la parte más exterior y si tienes dudas lo mejor es acudir a un veterinario. En cuanto a los dientes, le proporcionaremos instrumentos para roer y que se mantenga en buen estado.

Written By
More from Margot
¿Los peces duermen?
Sólo descansan con la mitad de su cerebro la otra mitad está...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *