¿Los peces duermen?

Sólo descansan con la mitad de su cerebro la otra mitad está constantemente alerta para detectar a los depredadores.

Esta sea probablemente una de las preguntas que todos los seres humanos racionales se hacen por lo menos una vez en su vida.

El simple hecho de que los peces no posean párpados no significa que no duerman. Pero claro, la palabra dormir no define exactamente su periodo de reposo. Los peces tienen una membrana que cubre sus ojos impidiendo que la luz tenue de la noche pueda perturbar su “sueño”.

La mayoría de los peces son animales de carácter poikilotermos que significa que son incapaces de subir o bajar su temperatura corporal por sí solos, la regulan dependiendo de las variaciones de la temperatura del medio donde se encuentren. Existen peces de “sangre caliente” que pueden mantener una temperatura 10º superior a la del medio acuático como los tiburones o algunos atunes.

Todos los seres necesitamos variar nuestra temperatura para conciliar el sueño, por eso se dice que dormir no se puede aplicar directamente al estado en el que se encuentran los peces cuando se disponen a descansar. Como cualquier ser vivo, ellos también necesitan un tiempo de reposo, ya que todos los animales respondemos a los ciclos horarios y estacionarios de este planeta, y cuando esto ocurre regulan la altura de flotación mediante la vejiga natatoria y se mantienen en equilibrio moviendo de vez en cuando las aletas, disminuyen el ritmo cardíaco y suspenden completamente cualquier movimiento para conseguir algo así como una corta hibernación.

Los peces siempre están alerta, con lo cual no concilian el sueño de la misma manera que nosotros, al igual que algunas aves, sólo descansan con la mitad de su cerebro la otra mitad está constantemente alerta para detectar a los depredadores. Pasado un tiempo indefinido se despiertan y descansan con la otra mitad.

Conclusión: no duermen completamente.

Para los peces igual que para el resto de animales de este planeta es vital el descanso. Un experimento de unos científicos de Stanford, Estados Unidos, utilizaron como “conejillo de indias” al danio rerio o pez cebra. Durante las noches provocaban descargas leves a los peces para mantenerlos despiertos, en cuanto cesaron las descargas los cebra buscaron desesperadamente un lugar para reposar. Aquellos a los que no dejaron descansar durante el experimento presentaban síntomas de estrés, poca actividad, pérdida de color y una corta esperanza de vida. Por esta razón es necesario apagar la luz del acuario por las noches. Encender la luz de repente les provoca estrés por eso hay que tener muy claro dónde vas a colocar el acuario para no estar encendiendo y apagando las luces cada vez que necesites entrar en la habitación.

Fuente: paradisetropicalfish.com.sv

Written By
More from Margot
Los Mejores Parques para Perros en la Ciudad: Guía Completa
Los perros necesitan hacer ejercicio y disfrutar del aire libre tanto como...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *